The Bitch (La Bicha)

Alien (1979)

Director: Ridley Scott. Reparto: Sigourney Weaver (Ripley), John Hurt (Kane), Ian Holm (Ash), Tom Skerrit (Dallas), Michael Dean Stanton (Brett), Yaphet Kotto (Parker), Veronica Cartwright (Lambert).

Lo mejor de la película: el ver que el paso del tiempo apenas ha hecho mella en la ella.

Lo peor de la película: por ponerle una pega, te deja como si hubieras corrido una maratón. Incluso físicamente.

Frasaca:whatever it was, it was BIG” (fuera lo que fuera, era muy grande) (Parker).

En 1977, el cine de ciencia ficción tuvo una buena sacudida. Esa sacudida llamada Star Wars pilló a todo el mundo desprevenido, incluidos los mandamases de la Fox, productores de la película. Así que tiraron de aquel dicho popular a la par que práctico de “si esto gusta, pues ea, más madera”. Estuvieron buscando guiones de ciencia ficción para poder sacar al mercado “algo de eso que se lleva tanto”. Lo que fuera. Dio la casualidad de que la Fox, lo único que tenía en el cajón era el guion todavía por perfilar de una película llamada a ser de bajo presupuesto, pero que podía funcionar, siempre y cuando se le diera un perfil más alto (término corporativo de “échale más pasta donde creas que haya que echarle para darle más empaque”). Eso y si se daba la conjunción planetaria adecuada, claro está.

Los ejecutivos de la Fox pillando nuevos guiones de ciencia ficción después de Star Wars

Hubo sin embargo un par de factores que contribuyeron a que la esencia del guion fuera tan distinta a lo que se había visto antes: primero, el que para variar, el trabajo de astronauta no lo ejerciera una élite de personas (mayoritariamente hombres, y blancos) con doctorado en física cuántica por universidad anglosajona de prestigio/pasta, sino más bien gente que parece haberse sacado el carnet de conducir de nave de carga con y sin gálibo, para tener un sueldo algo más decente que conduciendo camiones de alto tonelaje. Segundo, y eso lo especificaron muy claramente los guionistas, el hecho de que cualquier papel de los miembros de la tripulación pudiera ser interpretado indistintamente por un hombre o por una mujer. Lo que hoy en día se podría considerar feminismo, en los setenta eso sí que era ciencia ficción.

Otra parte de esa conjunción la trajo un recién llegado al mundillo del cine llamado Ridley Scott. Scott era más conocido por su trabajo en televisión y por grabar anuncios, y sólo había dirigido una película por aquel entonces, “los duelistas”. Con todo, se llevó el trabajo. Su sentido estético y obsesión por detalles aparentemente secundarios, ha conseguido que la película envejezca con una dignidad sorprendente. El hecho de trabajar con lo mejor, no sólo del mundo del cómic (la sombra de Moebius es alargada), sino con ingenieros de productos reales, algo que llevaría al límite en “Blade Runner” para desesperación de los productores, consiguió dar realismo a un ambiente futurista, por lo gris, lo funcional, lo claustrofóbico y la sensación de que la Nostromo, la nave, está supurando vapor, aceite, líquido de frenos, y si me ponéis, hasta sudor.

la Nostromo bien limpita y con los fluorescentes para cambiar

La otra contribución a que la película envejezca tan dignamente fue el diseño de “La Bicha”, AKA el Alien. Aquel engendro que salió de la mente (dejémoslo ahí) de un artista conceptual suizo (dejémoslo ahí también) llamado H.R. Giger, y construido por Carlo Rambaldi no tiene nombre, en el mejor de los sentidos, porque toca nuestras fobias más profundas, al menos las mías. No es una masa de blandi blub cutre que le puedas dar una patada y dejarla en una esquinita. Ojalá. A pesar de que se vea poco, al menos al principio, se ve lo suficientemente bien como para tenerlo claro que o te empleas a fondo con la bicha, o no llegas ni a decir aquello de “enséñame la patita por debajo de la puerta”.

¡¡¡Corre Forrest, digo Ripley!!!

Lo que hizo culminar aquella conjunción planetaria fue una actriz totalmente desconocida, en su primer papel para el cine (increíble pero cierto), pero que se llevó de calle a todo el respetable cuando hizo la prueba. Esa actriz es Sigourney Weaver, y con eso ya está todo dicho. Se estuvo barajando la posibilidad de otra actriz, en aquella época poco conocida, para que hiciera el papel protagonista. Atención (redrum 20th Century Fox), la posibilidad era Meryl Streep… Lo sé, baja la ceja. Menos mal que eligieron a la Weaver. También fue importante el potente grupo de actores secundarios para poder sostener todo el tinglado: John Hurt (elegido de rebote porque la primera opción se puso fatal en pleno rodaje), Ian Holm, Tom Skerrit, Michael Dean Stanton, Yaphet Kotto, y Veronica Cartwright, ex-niña Hitchcock, que se llevó el chasco de su vida porque le dijeron por error que había conseguido el papel de Ripley en vez del de Lambert, y se enteró del malentendido el primer día de rodaje. No quisiera ser ella al saber que en vez de interpretar uno de los mejores papeles creados para una mujer en la historia del cine, me llevo el de la astronauta llorica, por mucho que le dijeran que “tu papel es importante, porque refleja lo que le pasa por la mente al público”. Ya me imagino su respuesta: “Pues si tan importante es el papel de Lambert, que lo haga la Weaver, ¿no te jode?”. Ainssss Veronica, ‘jamía, es que la Weaver NO es Lambert…

Veronica, este… que el papel de Ripley no es para ti, pero no te enfades que el tuyo también está mu bien…

Alien también abrió la puerta con los años a una desigual pero lucrativa franquicia de bichas. No puedo evitarlo, pero cada vez que sale una peli de esas, me da gustito, excepto las estilo “Tekken” de bicha (Alien) Vs. bicho (Predator). La peor de todas de la “franquicia-bicha” por goleada, y una pena porque soy “fans” de Jean Pierre Jeunet, es “Alien Resurrection”. Bueno, nadie es perfecto…

Mira, mejor lo dejamos, cada uno a su casa, y la bicha en la de todos

Esta maravilla de película con el paso del tiempo ha llegado a ser mi película favorita. Se convierte en una carrera sin descanso para todos, incluido el público, y no te suelta en ningún momento. Pues eso, hagan sus apuestas y que gane el/la mejor. En este caso, gana el cine. El bueno-bueno. ¿Y tú, qué opinas? ¿Qué piensas que ha hecho que la película siga tan fresca después del paso del tiempo? ¿Qué ves de ella que con todo, se ha quedado viejuno? ¿Qué te parecen las secuelas? Vale también comentar sobre precuelas, que habiéndolas hecho Ridley Scott, que para mí en el cine es (un) Dios, pues ya puede decir que hubo “argo” que hizo que Alien fuera Alien, que yo le digo amén. ¿Crees que hay rivalidad entre Ripley y Lambert? ¿Por algo o alguien en particular (guiño, guiño)? ¿Qué hace para ti que la bicha sea tan… Tan?

Ha informado la Ripley, friki del cine de ayer y hoy. Fin del informe.
Podéis enviarme un email a info@laripley.com, para notificaros cada vez que ponga un post. También podéis seguirme en Instagram (@la_ripley).

1 pensamiento sobre “The Bitch (La Bicha)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *