Behind La Ripley;
una friki del cine, y a mucha honra

Soy La Ripley, y aparte de ir por ahí por el espacio llevando naves de carga, desde que tengo uso de razón siempre me ha apasionado el cine. Crecí viendo películas de Charles Chaplin, de los hermanos Marx, de ciclos dedicados a directores o a actores (sí, de eso había en la tele), y bueno, también crecí como todos viendo las películas basadas en hechos reales que ponían a las cuatro, porque son más adictivas que los risketos. Esperaba con impaciencia cuando era pequeña los domingos, que era cuando salía en el suplemento dominical la sección “mis inmortales del cine” de Terenci Moix. Ahí empecé a guardar recortes de fotos y carteles de películas como si no hubiera mañana.

Mis géneros favoritos son los clásicos (me apunta el Capitán Dallas que tengo debilidad por las películas “de vestiditos”), la ciencia ficción, el cine fantástico y las películas basadas en la mafia. Los vampiros son más que bienvenidos, salvo los vampiros vegetarianos que tienen la piel con brilli-brilli. Vamos, la saga crepúsculo entra para mí en la categoría de comedia, y no les dejo entrar.

Con este blog quería compartir las películas, directores, actores y actrices, entre otros, que me han marcado y han hecho de mí lo que soy, evitando spoilers lo máximo posible.

Cuando quiero darme un homenaje, o me voy a la Fnac cuando están de oferta, o echo la mañana y/o la tarde en la metralleta y otros sitios de pelis de segunda mano, a ver si encuentro algún tesoro en forma de peli descatalogada. Y muchas veces tengo suerte.

Cuando me he venido arriba en cualquiera de esos dos enclaves históricos, suelo avisar al pobre Capitán Dallas para que haga hueco en la Nostromo para acoger los tesoros que encuentro, para luego verlos y disfrutar siendo una friki del cine, y a mucha honra.